Osteopatía

Según la OMS la medicina osteopática se basa en el contacto manual para el diagnóstico y el tratamiento. Respeta la relación cuerpo, mente y espíritu en la salud y en la enfermedad dando énfasis en la integridad estructural y funcional del cuerpo  y la tendencia intrínseca del cuerpo a la auto-curación. Los osteópatas utilizan una gran variedad de técnicas manuales terapéuticas para mejorar  la función fisiológica y/o dar apoyo a la homeostasis que ha sido alterada por una disfunción somática, es decir, deterioro o alteración de la función de estructuras relacionadas con el sistema somático, estructuras esqueléticas, artrodiales y miofasciales, estructuras relacionadas con elementos vasculares, linfáticos y neuronales. 
El desarrollo tecnológico manual de la osteopatía, al incidir sobre el conjunto de los tejidos mencionados, ha proporcionado la clasificación de técnicas en 3 grandes grupos:

Estructural

Sistema locomotor
Centrados en situaciones clínicas, se realizan tratamientos osteopáticos sobre el sistema músculo esquelético en columna vertebral (algias vertebrales, como cervicalgias, neuralgias cervicobraquiales, dorsalgias, lumbalgias, ciáticas...). En una revisión sistemática de ensayos clínicos se demostró la utilidad de la osteopatía en en el tratamiento de estas lesiones.
Muy eficaz en lesiones deportivas y dolores crónicos.
Distintas revisiones sistemáticas han demostrado que tanto la manipulaciones espinales cómo las técnicas articulatorias, tienen efectos positivos en diversos ámbitos, cómo la percepción del dolor, el funcionamiento del sistema nervioso autónomo, la integración somato sensorial, el control motor o la función visceral.
También la osteopatía es muy eficaz en patologías de las extremidades, cómo puede ser la periartitis esguinces de tobillo, algias musculares, entre otros.

 

Visceral

Sistema visceral 
Ciertos desequilibrios funcionales del sistema visceral encuentran solución mediante la utilización de la osteopatía.
En el caso de trastornos digestivos (colon irritable, exceso de acidez, espasmos abdominales, estreñimiento, molestias intestinales, trastornos digestivos). La terapia manual visceral puede producir una hipoalgesia inmediata en las estructuras somáticas segmentarias ligadas al órgano movilizado en sujetos asintomáticos.
Efectiva en trastornos génito-urinarios (incontinencia, dolores menstruales, dispareunia y otros trastornos del área genital. El tratamiento osteopático mejora la calidad de la endometriosis.
Muy efectiva en trastornos cardíacos y respiratorios (asma, resfriados de repetición, sinusitis, dificultades respiratorias, entre otros).
En muchas ocasiones el tratamiento visceral sirve para aliviar ciertos dolores del aparato locomotor (reflejos víscero-somáticos).

 

Craneo-Sacral

Restricciones de movilidad de los huesos craneales a través de las membranas meningeas y líquido cefalorraquídeo
Tras la valoración de las restricciones, se aplicará una serie de técnicas para restaurar la normalidad, permitiendo así un correcto funcionamiento del sistema nervioso central y periférico. Con ello se conseguirá una mejora en la circulación de la transmisión de impulsos, normalización del tono muscular, mejora del metabolismo y liberación de estructuras.
Gracias a la osteopatía estructural se puede tratar muchas patologías de etiologías diversas cómo cefaleas y migrañas, vértigos y mareos, alteraciones visuales o auditivas, sinusitis y rinitis, problemas en articulaciones temporomandibulares, problemas de columna, alteraciones pediátricas, estres y trastornos del sueño entre otros.

 
  • Wix Facebook page
  • Icono social Instagram
  • Twitter App Icon